Kappa Bunko: Literatura japonesa

Noticias, reseñas, traducciones y artículos.

Misterio honkaku

Dentro de la literatura japonesa de misterio encontramos dos subgéneros principales: el honkaku misuterii y el shakai misuterii. Si tuviéramos que traducir ambos conceptos, podríamos denominarlos “misterio clásico” (u ortodoxo) y “misterio social”, aunque en un principio puedan parecer definiciones ambiguas.

La novela japonesa de detectives aparece en 1889 con Muzan (Crueldad), escrita por Kuroiwa Ruikō. En ella se planteaba la investigación de la identidad y causa de la muerte de un cadáver masculino sin identificar mediante dos métodos: el del veterano inspector Tanima, guiado por su instinto, y el del joven detective Ootome, contrapunto racional versado en los procedimientos de investigación criminal científica occidentales.

Edogawa Rampo (1894-1965)

Edogawa Rampo (1894-1965)

El misterio honkaku (o misterio clásico) toma como base Los crímenes de la Calle Morgue, de Edgar Allan Poe, y los trabajos de Conan Doyle y de la época dorada del misterio inglés de las décadas de 1920 y 1930, con Agatha Christie, John Dickson Carr y Ellery Queen. Su eje narrativo son las pesquisas de un detective de intelecto superior que, a través del uso de la lógica, logra resolver un misterio en forma de puzle enrevesado que suele derivar en un final sorprendente. A principios de los años veinte la influencia de Conan Doyle lleva a Okamoto Kidō a comenzar su serie de historias sobre el detective Hanshichi ambientadas en el Japón de la era Edo (1603-1868), pero el misterio honkaku se constituirá como género en esa década a través de la figura de Edogawa Rampo, y especialmente a sus primeros trabajos en forma de historias cortas con la reiterada presencia del detective Akechi Kogorō. Tras la II Guerra Mundial, el misterio honkaku aparece en la novela larga con Yokomizo Seishi, autor de El clan Inugami. Estas obras siguen la misma temática: detectives de intelecto sobrehumano enfrentados a asesinos extraños y crímenes imposibles en mansiones esplendorosas. Sus situaciones poco cercanas a la realidad provocaron el declive del género hasta la década de 1980, cuando la editorial Kadokawa Shoten crea el Gran Premio de Misterio Yokomizo Seishi para recuperar el misterio clásico. El género tomará fuerza desde ese momento y mutará a finales de la década hacia el denominado misterio shin-honkaku (o misterio neo-clásico).

El concepto de misterio shin-honkaku parte como estrategia publicitaria de la editorial Kōdansha para promocionar una serie de novelas de misterio escritas por autores debutantes entre las décadas de 1980 y 1990, como Ayatsuji Yukito, Arisugawa Arisu y Norizuki Rintarō. Estos autores intentaban emular el estilo de Edogawa Rampo, Yokomizo Seishi y Ellery Queen, con el recurso del suceso inexplicable que era solucionado mediante la esencial aplicación de la lógica. Este nuevo género entró en declive hacia 1994, dando lugar a una segunda y tercera ola de autores, como NisiOisiN, que han ido dejando de lado el factor de la lógica.

Así podemos concluir que el esquema del género del misterio honkaku lo forman un suceso o crimen en forma de puzle casi inexplicable, la solución del mismo por parte de un detective de un intelecto superior a la media valiéndose de la lógica, y una conclusión sorprendente.

 

Autores citados con obras traducidas al español:

Okamoto Kidō: Hanshichi, un detective en el Japón de los samuráis (Quaterni, 2012), Fantasmas y Samuráis. Cuentos modernos del viejo Japón (Quaterni, 2013).

Edogawa Rampo: Relatos japoneses de misterio e imaginación (Ediciones Jaguar, 2013), La lagartija negra y La bestia entre las sombras (Ediciones Jaguar, 2008 -descatalogado-), Moju: la bestia ciega (Ediciones Jaguar, 2010   -descatalogado-).

Yokomizo Seishi: El clan Inugami (La Factoría de Ideas, 2008).

Ayatsuji Yukito: Another (Ivrea, 2005): adaptación del propio autor en formato manga.

NisiOisin (Nishio Ishin): Death Note: Another Note – El caso del asesino en serie de Los Ángeles (Glénat, 2009).

Anuncios

Un comentario el “Misterio honkaku

  1. benitoelias
    febrero 23, 2016

    Al leer tu post no deja de ser sencillo entender por qué aquel pequeño y simpático detective del anime se llamaba Conan…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 11, 2014 por en Cultura literaria y etiquetada con .

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: